Ir al contenido principal

Tu eres la Fuente

Nadie te da nada, tú eres la fuente.
Vas a recibir lo que des.
Das quien estás siendo, pues esto te estás dando.

Lo que estás dando, es lo que estás siendo.
Lo que estás recibiendo, es lo que estás siendo.
Lo que estás siendo en relación a otros, es lo que estás experimentando.

A quién te estás dando?
A quién estás recibiendo?
A quién estás experimentando?

El estado del ser que elijas experimentar en relación a otros será la causa de lo que TÚ MISMO experimentes. El ser que decidas manifestar, será lo que la vida te dará. El ser elegido es el pedido y tu experiencia es la respuesta del universo a tu pedido.

Nadie puede ingresar en tu mundo interior. Lo que seas en relación a los otros serán contigo. Es el ser que experimentarás.

La ilusión te hace creer que te relacionas con otros, pero eso no es posible. En todo momento te relacionas contigo mismo en presencia de otros.

A quién te estás dando en presencia del otro?
A quién estás recibiendo en presencia del otro?
A quién estás experimentando en presencia del otro?

La vida siempre te dará lo que decidas ser. No importa con quienes te relaciones, tuya será la experiencia.

En todo momento estás eligiendo y decidiendo, manifestar, crear y experimentar algún aspecto de tu ser. Y son tus aparentes relaciones con los demás, las que te permiten conocerte a ti mismo, en tu propia experiencia.

Sólo existe una relación, es la relación contigo mismo. Los otros y los acontecimientos, son ángeles y milagros, convocados por ti mismo en tu camino de realización, en tu sendero hacia tu ser real.

Siempre se te dió lo que has pedido y en todo momento pediste al aspecto de tu ser que decidiste manifestar.

Al final del camino, cuando finalice este capítulo del libro de tu vida, nuevamente serás conciente de la inocencia absoluta de quienes te acompañaron, y verás que ellos te permitieron cumplir con tu anhelo jamás imaginado: La posibilidad de experimentar tus aspectos más elevados.

Verás que ellos cumplieron con todos los pactos acordados, que te llevaron muchas veces a experimentar tus aspectos más bajos y así hacer físicamente posible que te manifiestes concientemente.

La gran justicia te será revelada, cuando seas capaz de ver que nadie jamás te dañó, y que todos los daños recibidos fueron por ti imaginados, creados y experimentados.

Similarmente y ante tu sorpresa, también sabrás que aquellos dolores y sufrimientos con los que tú creías dañar a otros, fueron también fruto de tu propia imaginación.

Porque lo que es para ti, es exactamente igual para tus hermanos.

Todo dolor y sufrimiento padecido, fueron por ellos imaginados, creados y experimentados.

Y sabrás que todo el daño, sólo puede ser auto-infligido. Y también sabrás que el amor que escatimaste, a ti mismo te lo quitaste.

Aún el miedo más intenso, el dolor más profundo, la traición más artera, la ofensa menos esperada, la agresión más hiriente, en fin, el infierno más temido, fueron todas magníficas expresiones por ti elegidas.

Aún cuando tú siempre en estos casos hayas elegido experimentar otro aspecto de tu ser, la creencia es que fueron "otros", los "verdaderos" causantes de tanta injusticia y sufrimiento en tu propio interior. No amigo mío, nunca han existido ni existirán injusticias en el plan perfecto de la vida. Pero sí es posible que las hayas imaginado cuando has caído en la ilusión y el espejismo de los planos inferiores de conciencia.

Al final del camino te verás como lo que siempre fuiste y serás: el creador absoluto y libre de todas tus experiencias.

Y cuando veas tu vida, a la luz de esta conciencia más elevada, sentirás una compasión enorme por ti mismo y desearás haber evitado tanto dolor y sufrimiento. Entonces pedirás, suplicarás, implorarás, una nueva oportunidad.

Tú también me pediste que cuando te olvidaras de todo esto, y el olvido fuera parte de tu propio plan, en algún momento te enviara algo que te ayudara a recordar. Bueno hijo mío, en este acto estoy cumpliendo con mi parte.

Ahora, si tú lo dispones, tienes una nueva oportunidad de recordar y utilizar la vida física, para conocerte a ti mismo en tus aspectos más elevados. Así como lo soñaste antes de volver.

Como siempre, el acuerdo sigue siendo el mismo: Tu pides y Yo concedo, exactamente lo que tú pides.

Qué me pedirás el próximo momento? y en el siguiente? y en el siguiente?

No te preocupes por mi parte, simplemente sé conciente de la tuya, y cuando te sientas nuevamente perdido recurre a mí, que te contestaré aún antes de que me llames.

Siempre viajo contigo, aunque no siempre lo notes. No es posible que estés solo, pero sí es posible que creas que lo estás.

Querrás volver con tu nueva conciencia expandida a vivir nuevamente en el plano de la vida manifestada, para poner en acción tu gran recuerdo, volver para experimentar en relación a otros tu amor más pleno, incondicional e intenso que seas capaz de imaginar.

Sabrás que el amor es y será tu verdadera esencia, y no pararás hasta experimentarlo y sentirlo. De pronto serás conciente que todas las experiencias pasadas sí tuvieron un sentido muy amoroso, el de ayudarte a recordar a través de las experiencias físicas de muchos otros aspectos de tu ser, y que la opción más elevada y verdadera es el AMOR.

Así abrazarás todo lo que hayas experimentado, el miedo más intenso, el dolor más profundo, la traición más artera, la agresión más hiriente, en fin, el infierno más temido.

Y tu pedido, como siempre, te será concedido. Se te dará la oportunidad tan ansiada. Y es por eso hijo mío, que te encuentras nuevamente, en este tiempo, en este lugar, en este cuerpo, rodeado de estos seres.

Tuyo fue el diseño completo de tu vuelta, así como lo pediste, así te fue dado.

Por ahora me despido, aunque eso no es posible, porque sólo se despiden los que se separan, y eso no es un estado en el que podemos estar tú y yo.

Con AMOR,
Tu YO SOY

Comentarios

Entradas populares de este blog

El arbol de la vida y sus 10 dimensiones.

EL ÁRBOL DE LA VIDA Y SUS 10 DIMENSIONES ¿Qué es el Árbol de la Vida? Es un mapa de la conciencia. Una meta-fórmula que representa el Ser de Dios, del Universo y del Hombre. Representa cómo, desde el Ser vacío e Inmanifestado, la Esencia Divina, que es Una e Infinita, emana de sí misma en una serie de pasos la manifestación del Universo, el cual desde nuestra percepción se presenta como múltiple, finito, lleno de cosas y seres. Conformándose a Sí Mismo, Dios crea y da forma a todo lo que existe: el Universo y el Hombre. Por eso decimos que el Árbol de la Vida es un símbolo omniabarcante. Una de las divisiones fundamentales del Árbol de la Vida, es el sistema de las tres columnas. Las Sefirot siempre actúan en conjuntos de tres. Por supuesto que hay Sefirot que forman pares complementarios polarizados entre sí, pero dos Sefirot laterales siempre se equilibran mediante una tercera en el pilar del medio. Siempre hay un tercer término,  punto central que será la síntesis. El pilar

Hola Vida

- Yo: Hola. - Vida: Hola... - Yo: Me estoy desmoronando ¿Me puedes volver a armar? - Vida: Preferiría no hacerlo. - Yo: ¿Por qué? - Vida: Porque no eres un rompecabezas. - Yo: ¿Qué pasa con todas las piezas de mi vida que se caen al suelo? - Vida: Déjalas allí por un tiempo. Se cayeron por una razón. Déjalas estar allí un rato y luego decide si necesitas recuperar alguna de esas piezas. - Yo: ¡No lo entiendes! ¡Me estoy rompiendo! - Vida: No, tú no entiendes. Estás trascendiendo, evolucionando. Lo que sientes son dolores de crecimiento. Estás desprendiéndote de las cosas y las personas en tu vida que te están reteniendo. No se están cayendo las piezas. Las piezas se están poniendo en su lugar. Relájate. Respira profundamente y deja que esas cosas que ya no necesitas se caigan. Deja de aferrarte a las piezas que ya no son para ti. Deja que se caigan. Déjalas ir. - Yo: Una vez que empiece a hacer eso, ¿qué me quedará? - Vida: Sólo las mejores piezas tuyas. - Yo: Tengo miedo de cambiar. -

CUANDO LA VIDA TE SACUDE

CUANDO LA VIDA TE SACUDE Vas caminando con tu taza de café... y de repente alguien pasa... te empuja y hace que se te derrame el café por todas partes -¿Por qué se te derramó el café? -Porque alguien me empujó •Respuesta equivocada Derramaste el café porque tenías café en la taza. Si hubiera sido te...hubieras derramado te. Lo que tengas en la taza... es lo que se va a derramar. Por lo tanto... cuando la vida te sacude (qué seguro pasará) lo que sea que tengas dentro de t¡...vas a derramar. Puedes ir por la vida fingiendo que tu taza está llena de virtudes... pero cuando la vida te empuje vas a derramar lo que en realidad tengas en tu interior. Eventualmente sale la verdad a la luz. Asi que habrá que preguntarse a uno mismo. ¿Que hay en mi taza? Cuando la vida se ponga difícil... ¿qué voy a derramar? ¿Alegría... agradecimiento... paz... bondad... humildad? ¿O bronca... amargura...palabras o reacciones duras? ¡Tú eliges! Ahora... trabaja en llenar tu taza con gratitud...