Ir al contenido principal

Detente un momento

Vivimos en un mundo que constantemente nos anima a cambiar, a mejorar, a conseguir un futuro. El hecho de que nuestra cultura nos diga que ésta es la manera en que se debe vivir no significa que tengamos que seguir ese credo. Podemos cuestionar esos pensamientos tan culturalmente arraigados conforme se vayan presentando. 

Detente por un momento y observa el espacio en el que sucede la vida. Todo ocurre aquí: los pensamientos, las emociones, las sensaciones, los colores, las formas y los sonidos. Los pensamientos parecen decirnos que somos personas viviendo en el tiempo, con un pasado y un futuro, personas que no se sienten lo suficientemente felices o buenas. Heredamos esta falsa creencia y la hemos tomado como realidad. Pero esos pensamientos están surgiendo dentro de ese mismo espacio. Nota cómo vuelan como pájaros. Cada vez que notes este tipo de pensamientos disolviéndose en el espacio, te estarás moviendo más allá del pensamiento limitado que nos heredaron nuestras culturas. 

Enamórate de esta capacidad que tienes de notar las cosas simples, como el movimiento del viento, el movil que suena ahí en el fondo, los colores de la mesa y la pared frente a ti. Cuando te regalas un momento para descansar sin pensar, ¿dónde quedan tus problemas? ¿tus retos? ¿Dónde queda tu necesidad de cambiar? ¿Se encuentra en alguno de esos colores, formas o sonidos? ¿Se encuentra en alguna sensación cuando simplemente la sientes tal y como es, sin pensamiento? Un pensamiento preocupante, cuando se cree, puede parecer como el fin del mundo. Pero a medida que el pensamiento desaparece, el problema desaparece, dejando sólo la sensación o emoción, que después puede ser sentida y permitida totalmente. 

Si haces de esto tu principal prioridad, ser con la vida de esta manera, en pura intimidad y presencia, podrás descubrir que nada en el espacio del momento contiene ninguno de tus problemas. La pared no los contiene, los sonidos que escuchas no los contiene, las sensaciones no los contiene. Lo que contiene tus problemas son los pensamientos. Y éstos no son ningún problema. Son pensamientos, cada uno aparentando pintar un cuadro de deficiencia o limitación, y cada uno disolviéndose ante tu simple mirada directa. 

Cada intento que hacemos para tratar de cambiarnos a nosotros mismos, para convertirnos en algo mejor, para ser lo suficientemente buenos, viene de creer que esos pensamientos que vuelan como pájaros son verdaderos. El trabajo más radical y transformador viene de investigar estas mentiras en lugar de vivir a merced de ellas. 

¿Por qué esperar a que está situación cambie, o al Año Nuevo, o a no se qué cura o remedio para tomar alguna resolución? La resolución a tus problemas está aquí, en este tipo de investigación. Posponerlo sería volver a creer en la idea de que eres una persona no lo suficientemente buena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El arbol de la vida y sus 10 dimensiones.

EL ÁRBOL DE LA VIDA Y SUS 10 DIMENSIONES ¿Qué es el Árbol de la Vida? Es un mapa de la conciencia. Una meta-fórmula que representa el Ser de Dios, del Universo y del Hombre. Representa cómo, desde el Ser vacío e Inmanifestado, la Esencia Divina, que es Una e Infinita, emana de sí misma en una serie de pasos la manifestación del Universo, el cual desde nuestra percepción se presenta como múltiple, finito, lleno de cosas y seres. Conformándose a Sí Mismo, Dios crea y da forma a todo lo que existe: el Universo y el Hombre. Por eso decimos que el Árbol de la Vida es un símbolo omniabarcante. Una de las divisiones fundamentales del Árbol de la Vida, es el sistema de las tres columnas. Las Sefirot siempre actúan en conjuntos de tres. Por supuesto que hay Sefirot que forman pares complementarios polarizados entre sí, pero dos Sefirot laterales siempre se equilibran mediante una tercera en el pilar del medio. Siempre hay un tercer término,  punto central que será la síntesis. El pilar

Hola Vida

- Yo: Hola. - Vida: Hola... - Yo: Me estoy desmoronando ¿Me puedes volver a armar? - Vida: Preferiría no hacerlo. - Yo: ¿Por qué? - Vida: Porque no eres un rompecabezas. - Yo: ¿Qué pasa con todas las piezas de mi vida que se caen al suelo? - Vida: Déjalas allí por un tiempo. Se cayeron por una razón. Déjalas estar allí un rato y luego decide si necesitas recuperar alguna de esas piezas. - Yo: ¡No lo entiendes! ¡Me estoy rompiendo! - Vida: No, tú no entiendes. Estás trascendiendo, evolucionando. Lo que sientes son dolores de crecimiento. Estás desprendiéndote de las cosas y las personas en tu vida que te están reteniendo. No se están cayendo las piezas. Las piezas se están poniendo en su lugar. Relájate. Respira profundamente y deja que esas cosas que ya no necesitas se caigan. Deja de aferrarte a las piezas que ya no son para ti. Deja que se caigan. Déjalas ir. - Yo: Una vez que empiece a hacer eso, ¿qué me quedará? - Vida: Sólo las mejores piezas tuyas. - Yo: Tengo miedo de cambiar. -

CUANDO LA VIDA TE SACUDE

CUANDO LA VIDA TE SACUDE Vas caminando con tu taza de café... y de repente alguien pasa... te empuja y hace que se te derrame el café por todas partes -¿Por qué se te derramó el café? -Porque alguien me empujó •Respuesta equivocada Derramaste el café porque tenías café en la taza. Si hubiera sido te...hubieras derramado te. Lo que tengas en la taza... es lo que se va a derramar. Por lo tanto... cuando la vida te sacude (qué seguro pasará) lo que sea que tengas dentro de t¡...vas a derramar. Puedes ir por la vida fingiendo que tu taza está llena de virtudes... pero cuando la vida te empuje vas a derramar lo que en realidad tengas en tu interior. Eventualmente sale la verdad a la luz. Asi que habrá que preguntarse a uno mismo. ¿Que hay en mi taza? Cuando la vida se ponga difícil... ¿qué voy a derramar? ¿Alegría... agradecimiento... paz... bondad... humildad? ¿O bronca... amargura...palabras o reacciones duras? ¡Tú eliges! Ahora... trabaja en llenar tu taza con gratitud...