Ir al contenido principal

Quiero saber...

No me interesa lo que hagas para ganarte la vida. Quiero saber qué es lo que tanto ansías y si te atreves a soñar con conocer el anhelo de tu corazón.

No me interesa qué edad tienes. Quiero saber si te arriesgarás a parecer un tonto por amor, por tu sueño, por la aventura de estar vivo.

No me interesa qué planetas rodean a tu luna. Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor, si has sido abierto por las traiciones de la vida o si te has marchitado y cerrado por miedo a sufrir más.

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, con el mío o con el tuyo, sin hacer nada para ocultarlo, o desvanecerlo, o arreglarlo.

Quiero saber si puedes sentarte con la alegría, con la mía o con la tuya; si puedes bailar con locura y dejar que el éxtasis te colme hasta las puntas de los dedos de las manos y de los pies sin advertirnos que debemos tener cuidado, ser realistas, recordar las limitaciones de ser humanos.

No me interesa si la historia que me estás contando es verdad. Quiero saber si eres capaz de decepcionar a alguien más para ser fiel a ti mismo. Si eres capaz de soportar la acusación de traición y no traicionar tu propia alma. Si puedes ser desleal, infiel y por lo tanto digno de confianza.

Quiero saber si puedes ver la Belleza incluso cuando no es bella todos los días. Y si puedes extraer tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, con el tuyo y con el mío, y aun así pararte al borde del lago y gritarle al plateado reflejo de la luna llena, ‘Sí’.

No me interesa saber dónde vives o cuánto dinero tienes. Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de dolor y desesperación, cansado y magullado hasta los huesos y hacer lo que hay que hacer para alimentar a los niños.

No me interesa a quién conoces o cómo llegaste hasta aquí. Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin retroceder.

No me interesa dónde, ni qué, ni con quién estudiaste. Quiero saber qué es lo que te sostiene desde dentro cuando todo lo demás se viene abajo.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si realmente te gusta tu compañía en los momentos vacíos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El arbol de la vida y sus 10 dimensiones.

EL ÁRBOL DE LA VIDA Y SUS 10 DIMENSIONES ¿Qué es el Árbol de la Vida? Es un mapa de la conciencia. Una meta-fórmula que representa el Ser de Dios, del Universo y del Hombre. Representa cómo, desde el Ser vacío e Inmanifestado, la Esencia Divina, que es Una e Infinita, emana de sí misma en una serie de pasos la manifestación del Universo, el cual desde nuestra percepción se presenta como múltiple, finito, lleno de cosas y seres. Conformándose a Sí Mismo, Dios crea y da forma a todo lo que existe: el Universo y el Hombre. Por eso decimos que el Árbol de la Vida es un símbolo omniabarcante. Una de las divisiones fundamentales del Árbol de la Vida, es el sistema de las tres columnas. Las Sefirot siempre actúan en conjuntos de tres. Por supuesto que hay Sefirot que forman pares complementarios polarizados entre sí, pero dos Sefirot laterales siempre se equilibran mediante una tercera en el pilar del medio. Siempre hay un tercer término,  punto central que será la síntesis. El pilar

CUANDO LA VIDA TE SACUDE

CUANDO LA VIDA TE SACUDE Vas caminando con tu taza de café... y de repente alguien pasa... te empuja y hace que se te derrame el café por todas partes -¿Por qué se te derramó el café? -Porque alguien me empujó •Respuesta equivocada Derramaste el café porque tenías café en la taza. Si hubiera sido te...hubieras derramado te. Lo que tengas en la taza... es lo que se va a derramar. Por lo tanto... cuando la vida te sacude (qué seguro pasará) lo que sea que tengas dentro de t¡...vas a derramar. Puedes ir por la vida fingiendo que tu taza está llena de virtudes... pero cuando la vida te empuje vas a derramar lo que en realidad tengas en tu interior. Eventualmente sale la verdad a la luz. Asi que habrá que preguntarse a uno mismo. ¿Que hay en mi taza? Cuando la vida se ponga difícil... ¿qué voy a derramar? ¿Alegría... agradecimiento... paz... bondad... humildad? ¿O bronca... amargura...palabras o reacciones duras? ¡Tú eliges! Ahora... trabaja en llenar tu taza con gratitud...

El Tejedor de realidades

Cuentan que la curiosidad hizo que un niño descubriese la vital importancia de ayudar a crear entornos de paz, amor, luz y consciencia tejiendo sabiamente con los colores del alma. “Abuelo, ¿puedo preguntarle por qué cada tarde lo veo sentado en este banco de la plaza sonriendo en dirección al Sol?”, preguntó tímidamente el niño mientras se mantenía a unos pasos de distancia, ya que no sabía qué tipo de respuesta obtendría.  El anciano inclinó lentamente su cabeza, hizo una breve pausa, lo miró con gran ternura y con mucha paz le respondió: “Estoy tejiendo”.  El niño sonrió. “¿Cómo que está tejiendo abuelo -le dijo-, si no veo que tenga lanas de colores ni tampoco grandes agujas?”. “Tejo realidades”, mencionó el anciano. “Puede que parezca que aquí sentado no hago nada -continuó-, sin embargo permaneciendo en calma hago que mi corazón cree un entorno armónico. También bendigo con mis pensamientos e intenciones a todos los que pasan por esta plaza para que tengan el mejor de sus días. A